“No tenía sentido hacer esperar a las asociaciones en un año tan complicado, donde se suma la incertidumbre de qué actos se pueden celebrar por la pandemia con que se hace complicado que puedan tener otros ingresos para sufragar sus actos”, explica el concejal Josep Candela