Tag Archives: opinión

Perdemos las amistades: Realidad

alfredo

Advertencia: Este artículo no es una continuación del anterior, dedicado a sueños mundanos. Y puede doler. Y mucho. Sobre todo a los que siguen, a pesar de los pesares, teniendo corazón.

Un hombre apoya su pierna ortopédica en la esquina de unos grandes almacenes. A su lado, un niño mocoso y mugriento abre la palma de su mano con cara de pena. Frente a ellos un motorista sangra por un oído tras sufrir un accidente. Y en la calle de arriba, un anciano que no pasa de 50 kilos se desmorona. Realidades diarias ante las que, sin duda, es más fácil mirar hacia otro lado… Hace años que conozco, como miles de internautas y “feisbuqueros”, la vida de Alfredo. Y asumo que, por miedo, miraba para otro lado. Nada concreto ha ocurrido, pero hoy -18 de febrero- he decidido visitarlo… Sin avisar, hacia las once y media de la mañana, me he presentado en su casa, situada en el campo, en la crevillentina partida de Deula. Lo que he sentido al verlo y vivir con él un par de horas me lo guardo, porque prefiero que usted, -lector/a-, sienta lo que prefiera…

Curiosidades: El callejón estrecho

callejon

Siempre había creído que las calles más estrechas de Crevillente se encontraban en el barrio moro. Las calles San Francisco, Villa, San Roque, Honda y todos los rincones y placetas adyacentes a ellas han representado lo más pintoresco, íntimo y angosto de las calles crevillentinas. La llamada procesión de “los sacos” resalta de forma especial gracias a que en parte de su recorrido discurre por estos callejones. Actualmente hay en este barrio bastantes solares sin edificar que le quitan parte de su vetusto sabor.

Investigación útil. ¿Si tú quieres?: Hiroshima. Las dos caras de la ciencia

libro_hiroshimaTras nuestra estancia en la sagrada isla de Miyajima, el nombramiento como presidente del Comité Técnico TC2 de la IAPR y la presentación de nuestros trabajos, mi estudiante Boyan Bonev y yo nos desplazamos al centro mismo de Hiroshima para hacer noche antes de volar a Amsterdam. Boyan está emocionado con la perspectiva de pisar el hipocentro (justo debajo del punto en el que explotó, a unos quinientos metros de altura, la primera bomba atómica de la historia). Dejamos nuestros bártulos en el hotel que hay frente a la explanada del Memorial de la Paz y caminamos un buen trecho buscando el “dome”, edificio emblemático (ese de la cúpula formada por un esqueleto de hierros).

A Crevillent que és un tresor: Reconocimiento de la arquitectura de El Realengo

realengodibuEn repetidas ocasiones me he referido a la arquitectura y el urbanismo del Poblado de Colonización de El Realengo proyectado por José Luis Fernández del Amo –actuando como arquitecto del Instituto Nacional de Colonización-, destacando sus importantísimos valores y su calidad. Hoy lo hago de nuevo toda vez que, una vez más, se reconoce públicamente su importancia.