Tag Archives: discos

Sponcify: The Academic – Tales From The Backseat (2018)

El cuarteto de Westmeath (Irlanda) debuta estos días en formato largo y lo hace por la puerta grande pues en una semana ya se ha encaramado al número de las listas de ventas de su país, desbancando el mismísimo Ed Sheeran que llevaba en lo más alto del podio la friolera de 46 semanas.

Debutaron allá por 2015 con un Ep Loose Friends en donde aparecía ese arrebatador single llamado “Different”, que ya llamó enormemente mi atención, pero en aquel momento pensé que sería otro hype de un grupo de jovenzuelos británicos que tras la efervescencia de un single luminoso se difuminaría como tantas y tantas bandas que se han quedado por el camino. Sin embargo, casi 3 años después y tras escuchar esta ópera prima, he de reconocer que la sorpresa ha sido mayúscula pues nos encontramos con un grupo sólido, con un puñado de magníficas canciones y, a priori, con un futuro bastante atractivo. 10 cortes con indie-pop de quilates, con melodías infecciosas y estribillos altamente pegadizos. A la mencionada “Different” hay que añadirle “Northern Boy”, ambas aparecían en el Ep de 2015, junto a los singles de adelanto del pasado 2017 “Bear Claws”, “Permanent Vacation” (una de mis favoritas) y “Why Can’t We Be Friends?”. Hay que sumarle la extraordinaria “Bite My Tongue” y el hit por excelencia “Fake ID” para conformar la columna vertebral de un gran disco que nos recuerda al de otros que en su día fueron también sobresalientes debuts como The Pigeon Detectives (que se cumplen ahora 10 años de su aparición) o más cercanos en el tiempo en el caso de Circa Waves por nombrar varios ejemplos que me vienen a la cabeza. En definitiva, casi 35 minutos de ritmos adictivos en donde la escucha no decae ni un solo segundo. Muy recomendable para los amantes del buen pop que siempre se ha facturado en las islas británicas. Carlos Poncini

Sponcify: Lo mejor de 2017

El 2017 se nos va sin darnos cuenta y como siempre por estas fechas todas las revistas y webs musicales se apresuran a publicar sus listas con lo mejor del año. En este periódico no queremos ser menos y también tenemos la nuestra, quizá menos pretenciosa que en otros sitios y siguiendo criterios menos juiciosos, pero considero que resume en cierta medida lo que he escuchado y me ha sorprendido en estos últimos 12 meses. Lo haré como en otras ocasiones, en dos apartados, internacional y nacional. Sé que es bastante complicado resumir un año musical en una decena de nombres por la gran cantidad de música que he paladeado y seguramente dejaré sin mencionar muchos grupos o cantantes que merecerían estar en esta lista, pero como siempre digo, el espacio de mi sección es reducido y he de sintetizar lo mejor que pueda.

Sponcify: Interpol “Turn on the bright lights” (2002)

Se cumplen este verano 15 años de la publicación del Turn on the Bright Lights disco de debut de la banda neoyorquina INTERPOL y para celebrar la efeméride los responsables del festival madrileño Dcode han anunciado que el grupo estará en su edición de 2017, en donde desgranarán íntegramente esta maravilla del sonido post-punk revival de nuestros días.

Sponcify: Viola Beach

Este mes me vais a permitir que me ponga serio para rendir un pequeño homenaje a una prometedora banda británica que nos ha dejado hace pocas fechas víctima de un fatal accidente de tráfico. Me estoy refiriendo al joven cuarteto de Warrington VIOLA BEACH. Como digo, el pasado 13 de febrero de este 2016, los cuatro componentes del grupo más su manager perdieron la vida durante el traslado de una ciudad a otra mientras estaban girando por tierras suecas. Su coche cayó a un río a pocos kilómetros de Estocolmo sin que nada se pudiera hacer por salvar la vida de sus cinco ocupantes.

Sponcify: Lo mejor de 2015

Se acaba el año y con él llegan las famosas listas con lo mejor del panorama musical nacional e internacional. En la mayoría de medios habrá muchas coincidencias en los puestos de arriba sin embargo los discos que conforman la nuestra, salvo un par de excepciones, no formarán parte de ese selecto club, pues el único criterio que sigue el que confecciona dicho ranking (un servidor) es que me hayan hecho disfrutar en algún momento dado del año que se nos va, sin entrar a valorar temas más sesudos que utilizan esas webs o publicaciones especializadas para elaborar las suyas. Dicho esto, paso a enumerar mi top ten (5 nacionales y 5 internacionales)

Sponcify: Young Chasers, de Circa Waves y Glitterbug, de The Wombats

Por fin se publica estos días el primer larga duración del joven cuarteto de Liverpool Circa Waves. Casi año y medio hemos tenido que esperar desde sus singles de presentación, allá por diciembre de 2013, “Get Away” y “Good For Me”. No estamos ante la banda salvadora del rock británico aunque su industria propagandística así nos lo está vendiendo desde su irrupción, pero es innegable que es un buen grupo y a priori con un futuro prometedor. Sus influencias muy variadas The Strokes, The Vaccines o Two Door Cinema Club son algunos ejemplos de por donde se mueven los sonidos de los cuatro mozalbetes. Acordes facilones, ritmos infecciosos, melodías pop con estribillos pegadizos y letras que hablan de los problemas típicos de juventud sin más pretensiones es lo que encontramos en este debut, uno de los más esperados del año por los que amamos esto de la música. En definitiva un disco fresco y rebosante de felicidad para paladear en estos días soleados que ya nos acompañan, “T-Shirt Weather” el último de los sencillos extraído toda una declaración de intenciones.thewombats

Sponcify: El ingobernable azar, de Estereotypo y Radiografías, de Pasajero

Este mes, por cuestiones básicamente de tiempo (el mío que no tengo), os voy a hacer una breve reseña de los dos últimos trabajos interesantes que han pasado por mis manos en este comienzo de año y que considero que darán que hablar en 2015.

Sponcify: Belle and Sebastian “Girls In Peacetime Want To Dance” (Matador, 2015)

Los chicos de Stuart Murdoch han sido madrugadores y publican estos primeros días del año su noveno trabajo de estudio. Un álbum en donde encontramos unos Belle and Sebastian que han querido reinventar en parte su característico sonido trasladándolo a la pista de baile, como ya hicieran en su día entre otros Arcade Fire o más recientemente Mando Diao. Sin embargo la banda escocesa no rompe con su pasado si no que alterna canciones de corte clásico que tanto éxito le han dado, Nobody’s Empire, Allie o With the The Cram, claros ejemplos de ello, con otros temas más vitaminados, composiciones que se alejan de ese aire intimista que siempre ha acompañado al grupo para adentrarse en los ritmos bailables de la disco. La eléctrica The Party Line, single de adelanto que nos dejó un tanto desconcertados a la parroquia, la rumbosa Perfect Couples o los ecos de syhth-pop nuevolero de Enter Sylvia Plath (que me perdonen los puristas pero la primera escucha de esta canción me recordó a Camela) y Play For Today representan estos nuevos derroteros que ha tomado la banda.

Sponcify: The New Pornographers – Brill Bruisers (Matador, 2014)

El Súpergrupo canadiense se ha reunido este año para grabar este Brill Bruisers, su sexto álbum de estudio y lo ha hecho con la alineación titular al completo. A.C. Newman, Dan Bejar (Destroyer) y Neko Case han dejado a un lado sus proyectos paralelos, para facturar uno de los mejores discos de lo que llevamos de 2014. Trece cortes de pop con mayúsculas de marcado vitalismo en donde los hits se van sucediendo uno tras otro y apenas hay tiempo para la relajación, me atrevería a decir que hay seis o siete singles en potencia que colocan al disco muy cerca de sus primeros trabajos Mass Romantic o Twin Cinema, sus dos grandes obras por excelencia. El repóker de Ases lo componen Champions Of Red Wine, War On The Est Coast, Marching Orders, Born With a Sound y Dancehall Domine cinco “melocotonazos” que en poco más de dos meses que lleva el álbum en circulación se han convertido por derecho propio en auténticos clásicos dentro mis sesiones nocturnas. Carlos Poncini

Sponcify: Weezer – Everything Will Be Alright In The End (Republic, 2014)

Mucha gente dice que Weezer llevan haciendo la misma canción desde hace 20 años, concretamente desde que se publicó su debut allá por 1994, esa obra maestra del pop contemporáneo que es el The Blue Album y quizás lleven algo de razón, pero los que amamos a este Grupo (con mayúsculas obviamente) siempre vemos algo diferente en cada disco que nos hace seguir creyendo en ellos. En esta novena entrega la diferencia radica en la no diferencia y me explico, han vuelto a contar con su productor fetiche Rick Ocasek, y la simbiosis entre la banda y éste es absoluta. Cuando los chicos de Rivers Cuomo se encuentran perdidos llaman al que fuera miembro de los míticos The Cars y se obra el milagro. Weezer vuelve a ocupar el lugar que les corresponde, la parte alta de las listas de ventas. La fórmula es bien fácil, guitarras afiladas, melodías preciositas y estribillos pegadizos que cuando los escuchas ya no los puedes sacar de tu cabeza. No es otra cosa que volver al sonido original de la banda que tanto éxito les dio en un pasado no muy lejano. De esta forma las canciones de este nuevo trabajo como Lonely Girl, I’ve Had It Up To Here, The British Are Coming o Da Vinci perfectamente podrían haber sido, sin desmerecer, caras B de esos deslumbrantes primeros singles que fueron Buddy Holly, Undone-The Sweater Song, El Sccorcho o Island In The Sun. Carlos Poncini