Tag Archives: Crevillent

Perdemos las amistades: Al-Qirbiyân y Jaime II de Aragón

En el Archivo de la Corona de Aragón hay un curioso documento titulado “Carta dirigida a Jaime II, rey de Aragón, por personaje desconocido, sin fecha, en la que recomienda a dos personas de la familia del arráez de Crevillente, que van a la corte” (Signatura: ACA,COLECCIONES, Cartas árabes,núm.158). Sin mayor pretensión que intentar saber qué decía aquel documento me puse en contacto con uno de los más reconocidos expertos, el profesor Rachid El Hour (Universidad de Salamanca, Facultad de Filología, Área de Estudios Arabes e Islámicos).

Historias para contar: El primer reloj público de Crevillent

La medición del tiempo fue siempre una preocupación constante en la historia de la humanidad. Uno de los primeros instrumentos, el reloj de arena, fue utilizado durante siglos porque proporcionaba mediciones bastante precisas. Consistía en dos ampollas de cristal unidas por un conducto delgado que trasvasaba cierta cantidad de arena de una a otra y cuyo ciclo de trasvase correspondía a una hora de tiempo. La dificultad que entrañaba transportar dicho aparato de un sitio a otro, por ejemplo, para medir las particiones de agua de riego y horarios de los comercios, motivó que se inventaran los relojes mecánicos en el siglo XV. Cien años después, estos habían alcanzado una precisión extraordinaria. Fueron dotados de grandes mecanismos funcionaban como autómatas: su martillo golpeaba la campana dando las horas, medias y cuartos.

De plantas va la cosa: Endemismos crevillentinos

Nada más y nada menos que hay unas 900 especies de plantas en nuestro término municipal. Imaginar que en toda Gran Bretaña existen 1200.

De entre ellas tenemos la inmensa fortuna de contar con una gran cantidad de endemismos. Esta palabra hace alusión a un tipo plantas que están restringidas a una determinada zona muy localizada, ya sea a nivel local o formando parte de una unidad geobotánica más amplia.

Com la tonya: Picaíllo

Este mes os presento uno de las recetas más típicas de Crevillent para la hora del almuerzo. Era un plato muy apropiado para comer con pan en una época en la que constituía  un producto asequible y no se hacían tantos bocadillos de companaje con la facilidad con la que lo hacemos ahora. En cuanto a las variantes, había familias que lo hacían con sardina de bota o capellanes e incluso le añadían agua para “estirarlo” un poco más. Variantes que todavía hoy se siguen haciendo, sobre todo la del capellán.

Curiosidades: La exposición

Hace unas pocas semanas un amigo que reside en una población no muy lejos de la nuestra, nos invitó a varios amigos a visitar una exposición de un renombrado y polifacético artista que tenía lugar en aquella ciudad.

Organizamos un viaje por todo lo alto, desayuno a la llegada, visita a la exposición, comida, etc.

La vieja memoria: El AVE a Albatera

Bon dia Crevillent. A vore còm farem per a que la gent jove tinga una visió del Crevillent que mos va tocá viure a mostraos i no a ells; al menys que veguen el contraste-diferencia…

Aniré relatant açí lo que la memòria em pose per davant i, sobre tot, açí tot és totalment verídic, salvo alguna equivocasió involuntaria.

En agost mos vam queà en la festa de Sant Gaitano. Fea caló caló i com la gent de Crevillent sempre ha sigut creativa, pués van inventà el AVE que fea el recorregut de Crevillent a Albatera. Y ahí teniem al tio Cabut i la segua tartana que colocaba a mares i manyacos com a figues en quintals i als homes darrere, caminant. Era famosa l’expresió del tio Cabut quan s’alborotava el galliné. Pegava un xellit i dia: “A qué desenganxe!”. Mares i xiquets es callaven, però un ratet, més no.

El tio Cabut mos llevava als banys d’Albatera, on havia aigua termal, calenteta. Havia tres xarcos, un per a les mules, cavalls i burros, un altre per a les dones i el següent per als hòmens. La veritat és que jo no veia a ninguno banyar-se, però bé, estaven allí, prop de la família.

L’altra llínea del AVE era la de Crevillent-Elx. Aixó ja eren vagons de lujo. El tio Miralles llevava a la gent ben sentaeta i la jardineria tenia 8 asientos i este AVE era puntual.

I lo dit, els crevillentins disfrutaven de dos recorreguts del AVE. Que no diguen que anaven a 300 per hora, però que tampoc tenia més importància, ningú preguntava a quina velocitat anavem. Pedro Galvañ Puig

“Pedimos a todo Crevillent que se involucre en esta declaración internacional”

JOSÉ ÁNGEL ASENCIO PRESIDENTE DE LA  ASOCIACIÓN

 

La Asociación de Moros y Cristianos San Francisco de Asís conseguía hace pocas semanas su anhelado reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Internacional. Ha sido un largo y duro camino, ¿por ello ha sentado mejor la consecución?

Por supuesto, para conocer el grado de satisfacción hay que ponerlo todo en contexto. Tenemos que tener en cuenta que todos los trámites se iniciaron en el año 2013 cuando desde la Asociación creíamos cumplir y con creces todos los requerimientos que la ley exigía. Han sido años de trabajo, dedicación e implicación de muchas personas incluyendo la elaboración de un nuevo expediente en el año 2015 por lo que indudablemente la satisfacción es muy grande. Cuando a uno le cuesta conseguir una cosa, al conseguirlo se saborea de otra manera.

Historias para contar: Singularidades de nuestras Fiestas

Nos consta que se ha tenido que presentar al ministerio correspondiente un elaborado estudio sobre la fiesta de Moros y Cristianos: peculiaridades de sus celebraciones y el marco en el que se desarrollan (Crevillent ofrece buena gastronomía, alojamientos y actividades de tipo cultural: dos magníficos museos, el de Semana Santa y Mariano Benlliure). Sin embargo, creo conveniente recalcar algunas facetas de la ”Festa” que la hacen diferente a las demás que se celebran en el Levante Español.

Nyà lo que te dic… Ja plou caragol

Fa uns dies, parlant de la greu sequera que patim des de fa uns anys, vaig recordar la cançoneta que cantem a Crevillent quan plou i que ja tenim prou ganes de tornar-la a cantar: Ja plou, caragol, s’anomena. De sobte, vaig pensar en fer l’article d’aquest mes al voltant dels caragols, dels tipus de caragols que hi ha a Crevillent, dels “caragoleros” i d’algunes expressions que tenen la paraula caragol com principal assumpte.

La pasaeta:

Concepción González, más conocida como “La Concha la Gallina”, era una mujer que tenía una trapería en el antiguo Crevillent. Este era un establecimiento de compra venta de cualquier tipo de enser o producto que se pueda imaginar susceptible de comprar o vender. Hay que pensar en las necesidades tan grandes que había en época de post-guerra en la que se aprovechaba cualquier cosa. Nada se tiraba. Y la chiquillería de aquella época, tan escasa de medios, iba todo el día casi sin comer, harta de menar, tras lo cual iba a recoger lo que fuera a la Rambla, que era el lugar donde todo el mundo tiraba los trastos que ya no quería.