La espera ha merecido la pena. Siete largos años han pasado desde el último disco de The Strokes, aquel irregular “Comedown Machine” (13). La historia de los de la Gran Manzana está llena de altibajos, es lo que tiene haber empezado la casa por el tejado