“Crevillent disfruta de un mes de actividades de ocio y cultura para todos”

CÉSAR AUGUSTO ASENCIO ALCALDE DE CREVILLENT

Tras diecinueve años como alcalde, César Augusto Asencio Adsuar analiza las que, tras al menos un lustro, van a ser las primeras Fiestas Patronales y de Moros y Cristianos que comienzan a dejar atrás años de una importante crisis económica que, lógicamente, ha tenido su reflejo en la Festa…

Sí, a nadie se le esconde que las Fiestas han notado la crisis. Por eso, hay que agradecer en primer lugar a todos los festeros el esfuerzo realizado en los últimos años, especialmente a los cargos de la Festa. Afortunadamente, nuestra celebración ha llevado la crisis con dignidad y no ha habido, como en otros pueblos sí ha sucedido, falta de representantes en los cargos festeros. En Crevillent es muy de agradecer que haya habido festeros que año tras año hayan mantenido esa ilusión. Está claro que el Ayuntamiento ha tenido que hacer muchos sacrificios para poder mantener un nivel elevado en nuestras actividades festivas, pero los que realizan el esfuerzo más grande son los festeros y por eso hay que reconocer y agradecer ese esfuerzo.

¿En qué niveles se encuentra la inversión municipal en las Fiestas?

A pesar de la crisis hemos estado y seguimos estando en un nivel bueno. Invertimos una cantidad más que digna en nuestras fiestas y no hemos tenido que aplicar graves recortes, como otros ayuntamientos. En concreto, sin contar algunos aspectos como el coste de la limpieza extraordinaria o las horas extra de la Policía Local, el Ayuntamiento está gastando directamente en las celebraciones 152.669 euros. De ellos, el Ayuntamiento aporta a la Asociación de Fiestas 58.619 euros, entre subvención genera, a la revista, el acto de proclamación, la sonorización de actos festivos, el canon de la SGAE, las bandas de música o los premios. Por otro lado está la aportación a las Fiestas Patronales, con partidas tan importantes como la de 32.000 euros del alumbrado. Aquí entran gastos como el consumo del alumbrado, la disco móvil popular, la revista de variedades, el mercado medieval que, aunque su organización es gratis para el Ayuntamiento, sí es necesario invertir unos 2.000 euros en los cuadros eléctricos… También está el Primer Tró, el montaje del castillo de fiestas, los fuegos artificiales, la publicidad, el Ví Crevillentí, montajes de decorados, el III Festival Rock, el Encuentro de Bolillos o las actividades y talleres infantiles y juveniles. Además, este año se va a disponer de una aplicación para poder seguir las fiestas desde el teléfono móvil, con recorridos de desfiles, agenda, lugares de interés… Todo ello suma un total de 94.050 euros.

El esfuerzo municipal, por tanto, también ha sido importante…

Así es, nosotros hemos seguido aportando cuantías realmente importantes y significativas para mantener las fiestas en un nivel óptimo y que este mes, tanto los festeros como los ciudadanos que no lo son, puedan disfrutar de diversas actividades lúdico-culturales para cada una de las edades.

Si se ha sobrevivido, con dignidad, el futuro estará garantizado…

Sí. Hemos aguantado lo peor de la crisis y parece que las perspectivas económicas son de ir mejorando poco a poco. Nosotros hemos podido mantener las fiestas en los peores momentos, por lo que entiendo que todo debe ir adelante. Actualmente en Crevillent hay 421 parados menos que hace un año y hemos bajado de los 5.000 desempleados, aunque la cifra sigue siendo muy elevada. España es un país en recuperación y eso también dinamizará la propia fuerza de las comparsas, que son las que realizan el esfuerzo más importante. El Ayuntamiento sirve de locomotora para que la actividad económica se mueva en estas fechas. Habría menos alegría, por ejemplo, en unas fiestas sin alumbrado.

¿Qué destacaría de los actos de este año?

Lo destacaría todo. Resaltaría que los crevillentinos disponen de numerosas actividades culturales y de ocio, para todos los públicos y edades, durante todo un mes o algo más, desde el festival rock de primeros de septiembre hasta el último desfile o incluso la entrega del Premio Juan Antonio Cebrián, que será el 10 de octubre. Tenemos un mes de ambiente festivo, de reencuentro de los crevillentinos tras las vacaciones de verano, de salir a la calle porque hace buen tiempo. Un mes que el Ayuntamiento, con programación propia y apoyando los actos de la asociación festera, llena las calles con actividades para festeros y no festeros. Un mes de fiesta para todos.




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *