Historias para contar: Un buen archivo municipal

archivoDesde hace un año, el Diario Información ha venido publicando mensualmente el contenido de ciertos documentos históricos depositados en el Archivo Municipal de Crevillent. Con esta plausible iniciativa la Concejalía de Cultura pretende concienciar a los crevillentinos de la importancia que tiene el Archivo como fuente de conocimientos del pasado. Es a la vez, una invitación a los estudiosos y amantes de la historia de Crevillent a que lo visiten con frecuencia. Verdad es que sus instalaciones, actualmente provisionales, no son las más apropiadas para estos menesteres, pero somos optimistas de cara al futuro…

Un moderno edificio, pronto a inaugurarse, hará olvidar las carencias del actual. Sus dependencias permitirán ubicar y clasificar los documentos de forma racional. Los investigadores tendrán toda clase de facilidades para desarrollar su trabajo. (Todavía da grima recordar aquella sala del Ayuntamiento cerrada con llave donde estaban amontonados los legajos en estanterías metálicas, llenos de polvo y suciedad). Pero sobre todo nos congratulamos sabiendo que la gestión y dirección continuará en buenas manos. La labor realizada por la archivera, Bibiana Candela Oliver, desde que se hizo cargo, ha sido ejemplar. En poco tiempo ha ordenado y ubicado en un local provisional toda la documentación almacenada en otra dependencia del Ayuntamiento. Seleccionarla por materias y fechas no debió ser tarea fácil. Catalogarla con rigor para poder consultar al instante, cualquier documento que se le solicite, tampoco. Por ello hay que agradecer a Bibiana que haya logrado poner al día en el menor tiempo posible, el montón de papeles proveniente de otra estancia municipal. Ahora los crevillentinos sabemos cómo funciona nuestro Archivo Municipal y lo bien custodiada que está la documentación allí recogida. Ya no hay motivo para que quienes tengan fotografías, planos, escritos, libros, sobre el antiguo Crevillent rehuyan cederlos al Archivo. Quienes así lo hagan; primero: se sentirán orgullosos de haberlos depositado en el sitio donde mejor pueden conservarse; etiquetados con su nombre. Segundo: podrán contemplarlos cuando quieran y si lo necesitan la archivera les puede ayudar a entenderlos mejor. Tercero: la satisfacción de haber contribuido a incrementar el Patrimonio Cultural de Crevillent. Cuarto: las generaciones futuras les agradecerán que supieran desprenderse de bienes históricos para beneficio de la comunidad… Conviene tener presente que esta clase de bienes, al ir pasando por sucesivos herederos, terminan deteriorándose y desapareciendo. A partir de 40 años de antiguedad, por ley se consideran como patrimonio. Así han quedado catalogados los fondos procedentes de la “Fuente Antigua”, “Cata” y de la “Fábrica Gran”, (Augusto Mas). Por la pulcritud con que han sido catalogados, se advierte, además de buena profesional, que nuestra archivera es hija de Crevillent.

Salvador Puig Fuentes




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.