La foto y la palabra: Las hormigas también fantasean

guardamar

Me sonríe la señora de cara roja,

piernas de alambre

y

dos galgos mansos.

 

Siguen las huellas

que dejo entre

una barca blanca

y siete conchas de nácar.

 

Con la espina

de una pitera rota

dibujo el lado tonto

de un pulpo naufragado.

 

La fina espuma

lo acorrala llegando al infinito,

mientras empapa

tres bolas peludas.

 

La duna prohibida

y

sus caracoles secos

me cierran el paso

hasta esa puerta de madera quemada.

 

Arrugo los ojos

acaricio tus manos ausentes,

te beso en la nuca…

y

mientras, las hormigas fantasean con un camino más corto.

 

Francisco Mas Manchón.

(Guardamar, julio 2013)




coded by nessus

Related posts:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *