“La Festa es una terapia social muy importante, un paréntesis necesario”

CÉSAR AUGUSTO ASENCIO ALCALDE DE CREVILLENT

Dieciocho años como alcalde y ocho más como concejal, César Augusto Asencio Adsuar fue festero en la juventud, comparsista de los Moros Viejos. “Al final tuve que dejarlo, tenía que ser alcalde de todos los festeros. Como alcalde, me debo a todos y creo que mis obligaciones son con todas las comparsas”, asegura. En su casa, dos de sus hijos siguen la Festa, “uno como comparsista de Almogávares, festero pleno, y el otro está en tránsito”. Por tanto, en casa se repiten las escenas de su juventud, “trajes por todas partes, prisas, tintorerías, trasiegos… Lo típico en fiestas. Revivo lo que ya viví como festero, ahora como padre”.

Y metidos en fiestas, este año se ha recuperado el Mercado Medieval, además, sin coste para el Ayuntamiento. “En esta actividad, tan querida y apreciada por los crevillentinos, llegamos a invertir 15.000 euros y una de las primeras medidas que tuvimos que tomar, con la crisis, fue suprimirlo”, afirma Asencio. Ahora, “ya no se pide ese importe global y la actividad se financia con las ventas directas. Gracias a las gestiones de la Concejalía de Fiestas, hemos podido recuperar el Mercado sin coste para las arcas municipales y con numerosas actividades para todas las edades”.

Y nuestras fiestas consolidan presupuestos, incluso los aumentan. “Este año hemos podido mejorar con 5.000 euros la Disco Móvil Popular aprovechando la reducción de los costes del alumbrado que hemos ido consolidando en los últimos años. Esto servirá para ampliar actividades y mejorar este servicio”, expone el alcalde, quien considera que “es importante hacer atractiva y variada nuestra Fiesta, que los vecinos nos visiten por nuestros desfiles, pero también por nuestra oferta de ocio, bares, restauración, con el objetivo de potenciar la economía local, nuestros establecimientos”. De la Fiesta “viven también muchos vecinos”. Dos millones de euros mueve al año en Crevillent esta actividad, según la Asociación de Moros y Cristianos. “Hay que tener claro que si el Ayuntamiento retirara el dinero que destina a las celebraciones crearíamos más desempleo, más paro. Es simplificación o demagogia decir que se gasta mucho en fiestas sin analizar antes la economía de este sector”, expone Asencio, quien añade que “además, las fiestas, los bares, los establecimientos de ocio…, también tributan y contribuyen a las arcas institucionales”. Al margen, “la Fiesta es una terapia social muy importante. Un paréntesis necesario”.

Este año, el Ayuntamiento y la Asociación sellaban un nuevo convenio anual con una subvención global de 92.250 euros, “que se mantiene en estos tiempos de crisis gracias a la gestión económica municipal de los últimos años. Es un motivo de gran satisfacción, máxime cuando la mayoría de los ayuntamientos han tenido que recortar en ayudas”. Y así, las relaciones entre ambas instituciones siguen siendo “muy buenas”. Por último, una novedad: “Este año, la Plaza de la Comunidad Valenciana, este enclave magnífico de nuestro municipio, con su zona de pubs y ocio, albergará un gran festival de rock local. Tiene que haber ofertas para todos los gustos”.




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.