Sentimientos a raudales

abrazo

Sabíamos los cofrades crevillentinos que la explosión de júbilo del Domingo de Pascua venía precedida del estremecimiento del silencio total de los instantes previos en el encuentro entre Jesús Sacramentado y su Madre, y estaría envuelta con la musicalidad barroca del Aleluya de Haendel… Crevillent y su Semana Santa, con toda su carga histórica y religiosa seculares, viviríamos una jornada gozosa de plenitud en el Resucitado y entretanto, repasaríamos mental y nostálgicamente los instantes pasionales que en los días anteriores, en modo de Cofradías y Hermandades, se fueron desgranando día tras día para conformar la tan esperada Semana Santa.

El Cardenal D. Antonio Cañizares dice con claridad meridiana que “… todo el drama del hombre y de la humanidad entera se concentra y esclarece ahí, en lo que celebramos estos días…” y la respuesta es inmediata: la concentración de pasos del Miércoles Santo, como un fractal en una serie de “procesión de procesiones” y la conmemoración de la entrada de Jesús Triunfante en Jerusalén del Domingo de Ramos, repletas de cofrades de todas las edades decidíamos el esclarecimiento de la razón de la Fe y del sentimiento del poble de Crevillent, al igual que el sentimiento de dolor y respeto, en las procesiones de la Muerte y Santo Entierro de Cristo, con una infinitud de penitentes cargados de amor, ternura, deseos y súplicas, precediendo a la divinidad de sus imágenes provocadoras de tales sentimientos.

En estos casos, no es la función estadística la que ha de prevalecer para señalar la elevada presencia de fieles, penitentes y espectadores mudos en la Procesión penitencial del Martes Santo y en el multitudinario Vía Crucis del Jueves Santo, que aún si lo fuera, quedaría en un segundo plano, ya que en todos estos casos se imponían la razón y la fe del cristiano crevillentino, al acompañar al Crucificado, como señal inequívoca en la esperanza de su Resurrección.

Estos sentimientos, en otro orden de cosas y en cierta manera, los hemos ido prolongando y envolviendo durante casi todo el año, mediante una serie de eventos que nos han permitido convocar y preparar a los crevillentinos para nuestra Semana Santa: niños y niñas de enseñanza primaria, en una primera apuesta, allá por el mes noviembre del pasado año, nos deleitaban con sus descripciones literarias y pictóricas, entrañables y emotivas en el I Certamen; serían la viva expresión sobre lo que apostaría D. Vicente Magro Servet, Pregonero de Semana Santa 2013, en un magnífico Pregón el cuarto sábado de Cuaresma, en fecha ciertamente novedosa, antesala del Septenario de Dolores, envuelto en una imaginería de la totalidad de Riudavets, en el aniversario del II Centenario de su nacimiento y la polifonía coral y musical; argumento este último, que se utilizó en la tarde del Domingo de Ramos y, en el ínterin, la celebración del I Certamen de Música Religiosa.

En este sentido, y desde la gestión que supone ciertos cambios en fechas y nuevas actividades, la Federación entiende que su viabilidad va a ir asociada al valor añadido que garantice su asentamiento en el tiempo… arte y cultura, tradición y costumbre y religiosidad a raudales, sin las que no se entenderían las dos anteriores.

Divulgadores de nuestra Semana Santa igualmente lo fueron el Concurso Internacional de Fotografía y las Jornadas Gastronómicas, que pudieron facilitar previamente la información al exterior que atrajo personas del territorio nacional y del exterior, que se asombraron del conjunto imaginero crevillentino, devocional, musical y polifónico, considerados, a su entender como únicos y diferenciadores.

La intrahistoria de la Semana Santa de Crevillent 2013, icónica y mística, colorista y sobria, sonora y silente, es de una fuerza tan arrebatadora que impide a veces su descripción directa, que no sea a través de la abstracción poética que a fin de cuentas es la que establece el diálogo con lo más profundo de nuestro ser… crevillentino. José Antonio Maciá Ruiz Presidente de la Federación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de Crevillent




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *