Cultura popular: El Barrio de La Salud

He nacido en Crevillente y a todo el mundo quiero

porque son igual que yo, pobres, honrados y buenos.

De Crevillente es la fama de hiladores sin dinero

que cuando no trabajaban no subía el panadero.

De la tienda de la Caballa se traían sin dinero

para pagárselo después cuando les pagara el dueño.

Era una mujer muy buena y con un gran corazón

porque les daba de fiado a la voluntad de Dios.

 

Comían pan y sardina.

Una sardina para tres,

alpargatas del trapero

y chaquetas que les daba el senyoret.

 

Solamente había dos fuentes

y se formaban dos colas

donde iban los muchachos a platicar con las mozas.

 

No se conocía el cine porque no había dinero

con un real de garbanzos que subía el garbancero.

 

Y cada domingo el tío Gargori y el Marianet ¡torraet, torraet!

Y hacía bando el tío Pedro con una corneta

en el tejado de la tía Mocha y en la cambreta.

 

¡Bando! ¡Bando! Por orden del señor alcalde

que se presente la quinta del cuarenta y uno.

 

Al rato subía ¡Bando! ¡Bando! Caballa, sardina, a peseta el kilo

Y bajaban las mujeres a la plaza

con una peseta en el bolsillo.

 

¡Qué recuerdos más bonitos que quedan a mí de allí!

Cuando se levantaban los hiladores a la madrugada a “polí”

no se oían los relojes porque no habían allí

se oían los “parpals” cuando se levantaban a “polí”.

¡Qué recuerdos más bonitos me quedan a mí de allí!

 

Luisa Manchón Penalva “La Quinzeta”

Poetisa




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.