Cinexín: Silencio, de Martin Scorsese

Dirección: Martin Scorsese. Guión: Jay Cocks y Scorsese, basado en la novela de Shûsaku Endô. Reparto: A. Garfield, A. Driver, Liam Neeson, Y. Kubozuka, T. Asano

Silencio no es una película para todo el mundo. Quien espere ver a un grupo de misioneros evangelizando en el Japón medieval a ritmo de los Rolling Stones y con travellings muy locos, que se olvide. Scorsese, católico, ha creado una obra muy profunda, que invita a la reflexión sobre los límites de la fe y, sobre todo, de hasta dónde está dispuesto a llegar el ser humano para defender sus principios. Su largo metraje (2 horas y 41 minutos), no se hace pesado, salvo por la incomodidad perpetua que uno siente en la butaca al ser partícipe del sufrimiento de los personajes. La atmósfera creada y las magníficas interpretaciones de Andrew Garfield, Adam Driver y del elenco japonés, se encargan de remover conciencias y provocar intensos debates a la salida del cine. No me extrañaría que esta película acabara dentro de unos años proyectada en las parrillas televisivas durante la Semana Santa junto a clásicos como Ben-Hur. Algunos tacharán de meapilas al bueno de Martin. Para el que esto escribe, demuestra la misma valentía que cuando dirigió la fantástica La última tentación de Cristo, y quizá la misma intención: ensalzar el espíritu humano y preguntarnos qué hubiéramos hecho nosotros en esa situación. Una vez más, gracias Scorsese. José Javier Martínez




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.