“Vivo un sueño trabajando para Apple, compañía de la que soy un poco friki”

ALBERTO CANDELA CANDELA, crevillentino en dublín (irlanda)

Trabaja en una de las compañías más importantes a nivel mundial, la del padre del primer ordenador personal, Steve Jobs. Este joven crevillentino, que estudió en el colegio Nuestra Señora del Carmen, se confiesa seguidor de la empresa para la que trabaja. ¿Cómo fue llegar a Apple? Pues hace 5 años dejé España para buscar un futuro lejos y el destino me mandó a Dublín, Irlanda. Salí de España gracias a Ryanair, para la cual estuve trabajando 4 años. Al cuarto decidí darle otra vuelta a mi vida y aposté por la empresa de la cual soy un poco friki, Apple Inc., la cual tiene su base europea en Irlanda. ¿Cómo es su día a día en el trabajo?

Mi día a día en el trabajo es prácticamente el mismo que cualquier persona normal. ¿La diferencia? La suerte o desgracia de trabajar en casa. Tiene sus cosas malas, pero tienes muchísimas cosas buenas… Por ejemplo: el invierno aquí es frío… Ahorrarte salir de casa para ir a trabajar a las 7 de la mañana es todo un lujo. Mi rutina empieza a las 8 de la mañana hasta las 16.30.

¿Y en su nueva ciudad, Dublín?

Gracias a trabajar en casa, no tengo la necesidad de ir al centro. Aunque la cervecita del finde viendo jugar a mi Atleti no me la quita nadie. Después de ya más de 5 años, puedo decir, que Dublín es mi casa, y es una gran parte de lo que soy.

¿Lo suyo ha sido una oportunidad o una obligación al no haber trabajo en España?

Buena pregunta, pero me encanta. Al principio fue un poco por obligación. 19 años, al cargo de una tienda de la cual el mercado no ayudaba a dar el salto que necesitaba. Decidí dejarlo todo e irme fuera a trabajar. Allí donde se me ofrecía un contrato y un sueldo todos los meses. Tuve que alejarme de lo que más quiero, mi pareja, para buscar un futuro mejor. Fue muy duro, 3 años separados, pero ahí es cuando te das cuenta de que todo pasa por algo. Ahora puedo por fin decir que fue una gran oportunidad. Irme a buscar un futuro, y terminar trabajando en la empresa más valiosa del mundo, y de la cual soy muy friki desde incluso antes de trabajar. Sinceramente, para mí, ¡un sueño!

¿Qué es lo que más echa de menos de España?

El tiempo y la comida, sin ninguna duda.

¿Y de Crevillent?

La familia, los amigos, ¡los tuyos! Con mención especial a mi sobrinito ¡Martín!

¿Y de su casa?

¿De mi casa? Lo primero y principal. ¡Mi cuarto! Mi guarida desde pequeñito… Ese espacio privado en el que uno se siente tan seguro y a gusto. Ese pequeño templo que cada uno va creándose desde pequeño son sus gustos y colores.

¿Hay alguna comida rica donde vive?

Donde se ponga la dieta mediterránea y lo que es la comida española, que se aparte todo. En ese apartado no os perdéis mucho.

Como todo, va por gustos. ¿Cuál echa de menos del poble?

Muchísimo, las paellas de mi tío, en Casa Manuel. Y el arroz caldoso de mi madre. Podría vivir sólo comiendo eso. Jejeje.

¿Qué retos tiene en un futuro próximo?

Retos… Me pongo uno prácticamente a diario. Me muevo a base de ellos. Me gustaría volver a España en un futuro no muy lejano. Seguir con mi carrera en Apple, pero un poco más cerca de casa. España es España. Y la costa tira mucho.

¿Le veremos por Crevillent en Navidad?

El típico tópico de volver por Navidad. Cuando estás trabajando en el extranjero es muy difícil volver para Navidad. Tengo que agradecer que la parte más importante de mi vida, que son mi pareja y mi hermana, viven conmigo y hacen las Navidades mucho más llevaderas. Aunque siempre intento escaparme unos días en esas fechas para ver a los míos.

¿Qué consejo le daría a los jóvenes para que aprovechen oportunidades como la suya?

Dejarse llevar. Todo pasa por algo. Vive la vida y aprovecha cada oportunidad que te dé. No vivas arrepentido de lo que no hiciste el día anterior.

¿Cualquier cosa más?

Nada más Vicente, añadir que irse al extranjero si tienes la oportunidad es una experiencia preciosa que no deberías dejar escapar. Aprender un idioma nuevo, conocerte a ti mismo y ¡verte capaz de comerte el mundo! Esa sensación no tiene precio.

Redacción: V. L. Deltell




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.