Monthly Archives: mayo 2015

La pasaeta: La devoción de un pueblo a un santo pastor

SP2

Recientes las fiestas en honor a San Pascual Baylón, desde estas líneas es mi deseo dar a conocer la vinculación de este Santo con nuestra población y hacerles sabedores de algunos datos curiosos sobre su vida. Fue desde niño muy religioso, como su madre, hasta el punto que desde muy pequeñito se sintió atraído por vestir los hábitos. En aquella época era usual ver a niños vestidos con hábito de monje por promesas que hacían sus mayores. Aquí en Crevillent solían vestir con túnicas del Nazareno o el Rescatado. Así mismo, a personas mayores, hasta no hace mucho, podíamos ver por nuestro pueblo vistiendo con hábitos por alguna promesa hecha.

Historias para contar: El fenomenal ambiente del Mig Any festero

A los que vimos de cerca nacer la Festa de Moros y Cristianos de Crevillent, nos llena de satisfacción comprobar que al cabo de cincuenta años su celebración ha superado los sueños de sus iniciadores. Lo que parecía un juego, o diversión de unos pocos en aquel octubre de 1965, hoy es una magnífica realidad que ni siquiera los más optimistas podían imaginar. Con el pretexto de recuperar la decaída festividad de san Francisco, patrón de la villa, los promotores, divididos en dos bandos, los Beduinos el moro y los Almogávares el cristiano, salieron a recorrer, (¿desfilar?), las calles con trajes prestados y alquilados. La foto publicada en Diario Información, (10-5-2015), del primer cabo almogávar J. A. Aznar Navarro, da una idea de la indumentaria y bisoñez de sus participantes. Pero causaron impacto en el pueblo y la gente admiró la valentía de aquellos jóvenes conscientes de que no hacían el ridículo.

¡Larga vida al SOS!

metronomy2

Pese a no estar acreditados, El Periòdic del Poble se presentó en el SOS 4.8 en su jornada de viernes para disfrutar de los conciertos de la tarde-noche. ¡Y había un cartelón! Tras una desastrosa apertura de puertas, con una cola interminable para acceder, abría el escenario Estrella de Levante, de donde no nos movimos, Xoel López. Correcto, tocó junto a su banda algunas canciones de Deluxe, muy coreadas, y otras de su ya no tan nuevo último álbum. Bien para empezar. Siguieron Supersubmarina. Los jienenses cuentan con una legión de fans, que se saben sus canciones de pe a pa. Algo sosestes. Siempre me han parecido como una mezcla de Lori Meyers y Vetusta Morla, pero sin gracia. Aunque sus seguidores estuvieron encantados. Algo parecido pasó con el siguiente en escena. El plato fuerte del festival. El gran Morrissey. Un divo en toda regla, que encandiló a sus acólitos… pero que nos aburrió soberanamente al resto. Y ya de paso nos dio una lección de vegetarianismo con la proyección de unas duras imágenes de la muerte de animales mientras cantaba, que se podría haber ahorrado.